Fabricación de un Farol

De un bolillo de madera de 1.5 centímetros de diámetro, cortamos un pequeño cilindro de un centímetro y medio de alto  (fig.1)

Lo sujetamos con la parte curva y dentada de un alicate y procedemos a perforarlo con un taladro dispuesto previamente con una broca de 23/64 ó 21/64 de diámetro, perforamos hasta que la broca utilizada salga por el otro extremo, es de anotar que durante el procedimiento de perforación no se debe ejercer fuerza sobre el cilindro porque puede reventarse la madera (fig.2 )

Siempre debe tratar que la perforación quede en todo el centro de cilindro y que sus paredes queden del mismo grosor (fig. 2A)

Con un bisturí o cuchilla de buen filo comenzamos a desbastar suavemente el cilindro, desde lo que va a ser su parte inferior hacia la parte superior, hasta que el cilindro tenga una forma cónica y una pequeña curvatura que es la que le dará la forma de farol.
Cuidemos que la parte que mas desgastamos quede de mas o menos un milímetro de grosor, seguidamente con un lápiz, dibujamos una pequeña abertura o ventana en el cilindro o trozo de madera que procedemos a retirar con unos cortes precisos y definidos del bisturí hasta eliminar completamente  el dibujo realizado sobre la madera (fig.3)

Pulimos cuidadosamente la parte interna y externa de la pieza con un trozo pequeño de papel de lija de grano fino.
Del bolillo de madera  de donde cortamos el primer cilindro,  cortamos una ruedita de 3 milímetros de grueso (fig. 1 A)

Y pasamos una de sus caras sobre el papel de lija para quitarle las imperfecciones a la madera, las cuales dificultan el procedimiento al momento de ajustar todas las piezas. Tome ahora el cilindro tallado y aplíquele pegamento para madera en su parte superior, una a este la ruedita de 3 milímetros por la cara  que fue pulida con la lija.

De un bolillo de madera de un calibre más grueso, cortamos otra ruedita de medio centímetro de grosor (fig. 1B)


y la pulimos de misma forma que la anterior, aplicamos pegamento al cilindro en su parte inferior y pegamos a este la segunda rueda (fig. 4 A  y 4 B)


para que las tres piezas del farol queden bien ajustadas podemos ayudarnos de una prensa o unas pinzas que las aprisionen mientras terminan de secar.

Cuando tenga listos  2 ó 3 faroles, siempre se deben elaborar varios faroles a la vez, con el fin de tener otro farol a la mano  en caso de que uno falle o de ir corrigiendo los errores que van surgiendo en la construcción del farol, desbaste suavemente la parte superior de cada uno por medio de un bisturí. Talle desde el borde de la rueda hacia el centro hasta  formar un sombrero chino. Talle la parte inferior mas o menos de la misma manera,  pero deje una base redonda un poco más grande  a fin de representar el depósito  de aceite que,  con una  pequeña mecha alimentaba los faroles y las lámparas de la época (Fig. 5 y 6B).

Pulimos con un trozo de papel de lija de grano suave todas las salientes y curvaturas,  de tal manera que queden bien lisa y definidas, es en este momento cuando utilizamos  un motor tul o un taladro de broca pequeña,  proporcional al calibre de los alambres o cables eléctricos que viene pegados a los bombillos que vamos a utilizar para iluminar el faro y hacemos dos perforaciones en la parte superior o sea en el sombrerito del farol,  esto  es, para cuando el farol quede suspendido  o colgado de algún trozo de madera o clavado de una pared o saliente de una construcción (gruta, portal o casa) los alambres pueden ser escondidos y no sean notados por el espectador.  Cuando el farol va colocado sobre una mesa,  repisa,  hornacina,  nicho o dintel  de una ventana,  también se le realizan perforaciones en la parte inferior para los cables y orificios superiores se utilizan para colocar en ellos un gancho de alambre metálico en forma de U invertida al cual le sujetamos  una segunda argolla que nos dará la impresión de una asa o agarradera para el farol. (figura  6 A, 6 B, y 7).

Terminado la construcción del farol pasamos a pintarlo, para lo cual utilizaremos pintura color ladrillo o terracota,  una vez seco el farol lo pintamos nuevamente de color café o marrón y lo limpiamos  con un pedazo de tela para que se vea viejo (patina).

El bombillo que se utiliza para iluminar el farol es un bombillo de 6 a 9  voltios y  mide  6 a 8 milímetros  de alto para este pequeño bombillo se requiere la utilización de un transformador de 6 a 9 voltios el cual puede conseguirse en el comercio (Almacén la Cascada,  almacenes  de trenes a escala, etc.)
Si el farol va colgado introducimos las dos puntas de los alambres por la ventana del farol y luego las sacamos por los dos orificios superiores,  así podemos esconder o disimular los alambres,  si el farol va a ser colgado sobre Algo,  entonces los alambres entran por la pequeña ventana y salen por las perforaciones realizadas en la parte inferior. (FIGURA 7)

Nota: Este articulo fue publicado por primera vez en la revista número 1, "El taller del Pesebre" año 1999
PorGustavo Gaviria Álvarez.  Miembro Corporación "El Taller del Pesebre de Antioquia"